Alfredo Montaña

Alfredo Montaña es jazz, es libertad creativa, en sus pinturas se manifiesta claramente el mismo “trance” en el que cae el músico que improvisa en una jam session. El artista puede asimilarse a un trompetista o a un contrabajista en un concierto jazz. En lo que hace no hay imposición, no hay proyecto, o al menos no aparece el proyecto, porque lo que se transparenta es esa febril actividad en la que el artista se libera de lo que es, para entrar en lo que no tiene límites.

Encuentro con Ulises, Penélope, Telémaco y Su Leal Oposición



cm. 100X100

€ 16000,00


Cuarteto para Brahms



cm. 97X130

€ 18000,00


Primer ensayo



cm. 130X146

€ 20000,00


La alternativa



cm. 200X150

€ 35000,00